viernes, 29 de junio de 2012

DERECHO ROMANO - DE LAS PERSONAS




1. Concepto de Persona.

El hombre interesó a los juristas romanos como sujeto de derechos políticos y civiles: como persona (La palabra persona proviene del término latino personare, que significa producir sonido. En Roma se denominaba persona a la máscara del actor a la que se le adicionaba una bocina para aumentar la voz.). 

En el Derecho Romano existían dos clases de personas: las físicas y las jurídicas o morales. En el lenguaje jurídico, persona connota dos sentidos: 

1. persona es todo ser real considerado como capaz de ser  el sujeto activo o pasivo de un derecho y será capaz de tener derechos y obligaciones; denominándosele también “singulares personae, certi homines o singuli”. Los esclavos no se cuentan dentro de las personas, el derecho los cataloga dentro de las cosas “mancipi”.

2. persona señala cierto papel que el individuo desempeña en sociedad, como padre de familia, comerciante y magistrado.

2. Capacidad Jurídica.

Es la aptitud legal que tiene una persona para ejercitar los derechos cuyo disfrute le competen. Existe la capacidad de goce y la de ejercicio de los derechos, si no se tiene la primera, no se es persona; la de ejercicio no es capital; los menores y los locos son personas no obstante que no ejercitan sus derechos, sino a través de sus tutores o curadores. La capacidad es la regla general, la incapacidad es la excepción. En Roma pocas personas tenían plena capacidad de goce.

3. Clasificación de las Personas.

La más grande división de las personas es que todos los hombres o son libres o son esclavos. Esta división tiene como base la posesión o pérdida de la libertad. La esclavitud es un derecho de propiedad que la ley reconoce a un hombre sobre otro hombre, por lo que la libertad consiste en no ser propiedad de nadie. La libertad es la facultad natural de hacer todo aquello que queramos, salvo los obstáculos de la fuerza o de la ley. 

Las personas libres se subdividen en ciudadanos romanos y no ciudadanos y en ingenuos y libertinos. Son libertinos los que han sido manumitidos de justa esclavitud. Ingenuas son las personas que han nacido libres y que no han sido esclavas. Otra división son las personas independientes (“sui iuris”) y las sometidas o dependientes (“alieni iuris”). Las independientes son las que no dependen de ninguna otra persona, las sometidas, las que están sujetas a la potestad de otra persona. Las independientes pueden estar en tutela o curatela, o ser completamente capaces. Las personas sometidas se subdividen en esclavos, hijos de familia, personas libres “in mancipio” y mujeres “in manu”.

4. Comienzo y Extinción de la Persona Física (Nacimiento y Muerte).

Las personas se consideran como tales desde el momento de su nacimiento, hasta el día de su muerte. El infante concebido se tiene por nacido, siempre que sea en su beneficio. Esta regla es importante en derecho sucesorio. Auque la personalidad jurídica principia con el nacimiento y se extingue con la muerte, en beneficio del infante se le considera en algunas ocasiones como vivo, retrotrayendo su capacidad jurídica al tiempo de su concepción.

5. Evolución de la Persona Jurídica o Moral.

Los romanos desde los tiempos remotos, formularon sociedades privadas como agrupaciones de un número fijo de personas, como los coherederos, que para no sufrir una desclasificación en el censo, mantenían los bienes de la herencia paterna como fondo social. De esta antigua sociedad familiar se pasó posteriormente a aceptar las sociedades constituidas por los ciudadanos con fines privados, hasta llegar a las grandes sociedades de interés privado y público, en la época del Imperio. Para que la persona jurídica pueda manifestar su existencia le hace falta el concurso de una o varias personas físicas encargadas de velar por sus intereses; las corporaciones tienen un “syndicus”, otras sociedades tienen un “magíster”, las ciudades son administradas por los decuriones y más especialmente por los “duumviri”.

6. Las Corporaciones o Asociaciones.

Su capacidad jurídica reside en un grupo de personas reunidas entre sí por contrato privado. La capacidad jurídica de las asociaciones de derecho público reside en las normas propias de éste, adquieren su personalidad por imperio general de la ley. Las asociaciones de derecho privado adquieren personalidad jurídica cuando les es otorgada.

Las corporaciones o asociaciones son las únicas personas morales que ocupan un lugar considerable en el derecho clásico. Los derechos activos y pasivos de la asociación no se confunden con los de los individuos que la componen; pueden perder a algunos de sus miembros o adquirir nuevos o cambiar todo su personal sin que ella cambie, por lo que su existencia es limitada. Lo que es debido a la corporación, no debe ser considerado como debido por parte a cada uno de sus miembros.

7. Las Fundaciones.

Son la personificación de un patrimonio destinado a un fin, generalmente piadoso, por la voluntad del constituyente. Tiene su causa en un acto jurídico unilateral, basado en la voluntad del fundador. Son institutos civiles o eclesiásticos con una finalidad de utilidad pública, de beneficencia o de pía; y no fue reconocida como persona jurídica por el derecho clásico.


8. Los Tres Requisitos para la Personalidad Física y las Tres “Capitis Diminutiones”.

El jurisconsulto Paulo señalaba que hay tres clases de “capitis diminutio” (cambio del anterior estado): la máxima, la media y la mínima, ya que son tres los elementos que nos constituyen: libertad, ciudadanía y familia. 

Los tres elementos que forman el “caput” o registro del ciudadano romano son: la libertad, los derechos inherentes a la ciudadanía y los derecho familiares. La libertad era una condición fundamental para los otros dos; los esclavos están desprovistos de “caput”, lo que significa que no tienen personalidad jurídica.

Las personas reales se extinguen jurídicamente, lo mismo que físicamente por la muerte. La “capitis diminutio” es la pérdida total o parcial del estado que se tenía; sólo afecta a las personas libres; el esclavo manumitido no la sufre; pero sí el peregrino cuyo “status” consta de dos elementos: su libertad y su “ius civitatis”. 

El ciudadano romano puede sufrir tres clases de “capitis diminutiones”:

a) La “capitis diminutio máxima”, que afecta a toda persona libre que cae en esclavitud “iure civili”; abate completamente la personalidad jurídica, el hombre cae al rango de cosa, no tiene ya “status”, le es quitada su fama, o sea, su situación de diganidad ilesa, su buen nombre.

b) La “media o minor” que es sufrida por toda persona que. permaneciendo libre, pierde su derecho de ciudadanía y por consecuencia los de familia. No abate nunca la personalidad jurídica, porque supone la conservación de la libertad.

c) La “capitis diminutio minima”, que consiste, según Paulo, en cambiar de familia sin perder la libertad, ni la ciudadanía.

9. La Infamia.

Es una merma al “existimatio” de que goza la persona en sociedad. La nota de infamia duraba de por vida, pero podía ser borrada por el senado o por el emperador. 


6 comentarios:

  1. Según entiendo la persona es todo ser que es capaz de adquirir derechos y contraer obligaciones debemos tomar siempre en cuenta que cuando hablamos de personas se refiere al individuo físico o a las organizaciones humanas a quienes se les reconoce personalidad o capacidad donde existe una intima relación entre persona y capacidad.

    ResponderEliminar
  2. profesor este link que encontrado lo es todo http://books.google.com.pe/books?id=QdhM4vb0tOcC&pg=PA12&dq=homo+sui+iuris+derecho+romano&hl=en&sa=X&ei=rVXzT4ukLsei6wG-zOSqCA&ved=0CDQQ6AEwAQ#v=onepage&q=homo%20sui%20iuris%20derecho%20romano&f=false

    habla claramente sobre el homo sui ius y el alini ius y lso staatus.

    Atte: Miguel Angel Diaz Lopez

    ResponderEliminar
  3. LUIS ANGEL CANSAYA ANTONIO3 de julio de 2012, 14:38

    RECIBA MIS SALUDOS Dr. SIFUENTES
    ES MUY INTERESANTE SABER QUE HABIA UNA GRAN VERSATILIDAD EN LO QUE CONCIERNE A LAS PERSONAS EN ROMA Y EN SU CAPACIDAD(GOCE Y EJERCICIO), PERO LO QUE MAS ME LLAMO LA ATENCION FUE LO DE LAS TRES CLASES DE CAPITIS DIMINUTIO.

    ResponderEliminar
  4. Reitero mi apreciación sobre esta publicación tan importante que realiza el Dr. Carlos Sifuentes y tengo que reconocer que el Derecho Romano clasificó al igual que la doctrina moderna a las personas jurídicas en personas jurídicas del Derecho Público y del Derecho Privado.
    Los romanos reconocían cierta capacidad jurídica. Una persona jurídica tenía características propias y definidas tales como las corporaciones y fundaciones, dándoles categoría de sujetos de derecho, aptas para adquirir derechos y contraer obligaciones.
    Sabemos que en la Antigua Roma, la capacidad plena en materia jurídica o caput (capacidad de derecho) sólo la poseían los hombres libres, ciudadanos romanos y sui iuris.
    Obviamente la máxima incapacidad era la ser esclavo, pues no se era sujeto, sino objeto de derecho; por eso perder la condición de libertad era considerada la máxima disminución que alguien podía sufrir en su capacidad de derecho (capitis deminutio máxima).

    ERIKA HUAMANI LÉON.

    ResponderEliminar
  5. DOCTOR ROJAS SIFUENTES ES INTERESANTE SABER QUE ANTIGUAMENTR EN ROMA SE MOVIAN LOS DERECHOS DE LA PERSONA Y QUE AHORA EN LA ACTUALIDAD TAMBIEN SE REGULAN
    LO QUE MAS ME IMPACTA QUE EL ESCLAVO ERA LA PERSONA MAS INCAPASITADA Y QOE NO TENIA MUCHOS DERECHOS

    ResponderEliminar
  6. GORMAS REYES WALTER22 de julio de 2012, 20:03

    doctor carlos rojas sifuentes es interesante saber que antiguamente en roma se movian varios tipos de personas y que en nuestra actulidad tambien.me inetresan. de q como las personas tenian cierto papel, que el individuo desempeña en la sociedad, como padre de familia, comerciante y magistrado.

    ResponderEliminar